ESTE MES ENVÍO GRATIS A TODA LA PENINSULA

CÓMO EMPEZAR A PLANIFICAR MI MARCA DE ROPA


¡Hola #abalovers! Hoy nos metemos de lleno en el proceso de desarrollo del plan de negocio. ¡Os contamos!

Cómo empezar a planificar mi marca de ropa

En primer lugar, tienes que comenzar desarrollando tu plan de negocio y para ello has de definir el propósito, misión y la visión de tu proyecto.

El propósito de una empresa es su razón permanente de existir. Es el por qué haces las cosas. La columna vertebral de la cual dependemos para tomar decisiones. Sin un propósito, solo tomarás decisiones con un beneficio a corto plazo. La estrategia por sí misma no es suficiente sin un propósito. Y recuerda que el propósito de una empresa es permanente. Ejemplos:

  • Kellogg's: “Nutrir familias para que puedan florecer y prosperar”. 
  • Google: “Organizar la información del mundo y hacerla accesible a todos”.

La misión es lo que la organización desea lograr en un periodo específico de tiempo. Se trata del qué cosas haces. Una buena misión debe describir qué hace la empresa y que no. En resumen, una buena misión debe:

  • Incluir temporalidad
  • Describir el negocio en el que se opera
  • Definir el cliente
  • Métrica bajo la cual se define el éxito

Veamos un ejemplo. Misión 2019: "Ser la empresa de precios bajos para paseo de perros con más clientes en la Ciudad de Sevilla".

  • Temporalidad: 2019
  • Descripción de Negocio: paseo de perros de bajo costo
  • Cliente: personas en la ciudad de Sevilla (que no tienen tiempo para pasear sus perros)
  • Métrica de éxito: cantidad de clientes

La visión de una empresa describe sus planes, el mundo, sus clientes y a sí misma. Es decir, indica cómo le gustaría que el mundo fuese en algunos años. Cómo imaginan que la vida de sus clientes mejorará. Y por último describir que tipo de organización les gustaría ser.

Identidad de marca

Tu identidad es muy importante. Es la manera en la que la gente va a percibir tu marca. Has de reflejar quién eres y cómo lo haces, qué voy a vender y a quién se lo voy a vender.

Ten en cuenta que las marcas a las que elegimos se convierten en una extensión de nosotros mismos. Por lo que, en ocasiones, los motivos finales por los que elegir entre una marca u otra son pequeños detalles, pero muy relevantes y, claro, decisivos.

No olvides conectar todos los puntos de tu historia. Quién eres, qué valor añadido quieres aportar, que quieres transmitir y qué necesidades vas a cumplir.

Los usuarios quieren experimentar la marca, pertenecer a una comunidad, quieren que seas auténtica. De este modo conseguirás entrar en la industria. Así que antes de empezar hazte estas preguntas:

  • ¿Qué quiero proyectar?
  • ¿Quién usará mi producto?
  • ¿Qué valor añadido puedo aportar?
  • ¿Qué calidad tendrá mi producto?
  • ¿Qué experiencia puedo darles a los usuarios?

Estas respuestas serán el núcleo fundamental de tu marca. Describe lo que deseas transmitir y busca una propuesta de valor que te diferencie del resto.

Ten en cuenta que para posicionarte en el mercado deberás diferenciarte mediante alguna de estas variables: precio, material, diseño, tiempos de entrega, etc. Identifícala y averigua si tu propuesta de valor es el factor diferencial y decisivo por el que el consumidor estaría dispuesto a comprar tu marca y no otra.

Para desarrollar el plan de negocio utilizamos dos herramientas básicas. La primera es el modelo canvas, que sirve para analizar y crear modelos de negocio de forma simplificada. Se utiliza para pasar de idea a proyecto y plasmar nuestra idea en un modelo empresarial. ¿Cómo lo hacemos? Os lo explicamos paso a paso:

  1. Segmento de clientes. Nuestro foco siempre es el cliente y debemos orientar el producto a sus necesidades y deseos. Para poder identificar a nuestro cliente debemos ponernos en su piel y analizar qué piensa, siente, ve, escucha, cuáles son sus problemas y los beneficios que le puede aportar nuestro producto. Debemos dar respuesta a: ¿Para quién estamos creando valor? ¿Quiénes son nuestros clientes más importantes?
  2. La propuesta de valor o ventaja competitiva es el motivo por el que el cliente nos va a comprar a nosotros y no a otro. Aquí se incluye lo que hace diferente e innovador a nuestro producto. Se puede innovar en diferentes aspectos como en el modelo de ingresos, alianzas empresariales, procesos productivos, entrega del producto, etc. Debemos dar respuesta a: ¿Qué valor estamos entregando a nuestros clientes? ¿Qué problema resolvemos? ¿Cuál es la necesidad que satisfacemos?
  3. Canales. Una vez llegado aquí, tenemos que llegar a nuestros clientes. Si no nos conocen, no nos van a comprar. Aquí vamos a definir los canales de distribución del producto. Debemos dar respuesta a: ¿Con qué canales podemos llegar a nuestros clientes? ¿Qué canales funcionan mejor? ¿Cuáles de estos canales son los más rentables?
  4. Relación con los clientes. Debemos comunicarnos correctamente con nuestros clientes y estar pendiente de ellos. Ellos son nuestro eje central. Definir la relación que vamos a tener con ellos, es fundamental. Debemos dar respuesta a: ¿Cuál es la relación que tenemos con cada uno de nuestros segmentos de clientes? ¿Qué tipo de relación esperan? ¿Qué coste tiene?
  5. Flujo de ingresos. Para que un negocio sea rentable y podamos sobrevivir en el mercado, tenemos que pensar ¿Cómo monetizarlo? Es decir ¿De dónde vamos a obtener la facturación? Debemos dar respuesta a: ¿Cuál es nuestra principal línea de ingresos? ¿Cómo pagarán nuestros clientes? ¿Por qué están dispuestos a pagar nuestros clientes?
  6. Recursos clave. Conocer con qué recursos contamos y con los que debemos contar para llevar a cabo la actividad de nuestro negocio, es clave. Siempre debemos pensar en la forma de optimizarlos, es decir, intentar conseguir la máxima productividad posible al mínimo coste. Debemos dar respuesta a: ¿Qué recursos esenciales requiere nuestra propuesta de valor?
  7. Actividades clave. Para llevar a cabo la propuesta de valor que queremos ofrecer, son necesarias ciertas actividades para preparar el producto antes de que llegue al mercado. Debemos dar respuesta a: ¿Qué actividad básica requiere nuestra propuesta de valor? ¿Cuáles son nuestros canales? ¿Cuáles son nuestras fuentes de ingresos?
  8. Aliados clave. Para llevar a cabo un negocio, es imprescindible tener aliados. Socios, una red de partners que nos ayuden a llegar más rápido al cliente y proveedores, que nos proporcionan los recursos clave para ofrecer el producto final. Debemos dar respuesta a: ¿Quiénes son nuestros socios clave en el mercado? ¿Quiénes son nuestros proveedores?
  9. Estructura de costes. Esta infraestructura tiene unos costes que debemos pagar y optimizar. Debemos definir cuáles son nuestras prioridades y los gastos fundamentales. Tener clara esta estructura nos ayudará a no desviarnos de los presupuestos. Debemos dar respuesta a: ¿Cuáles son los costes más importantes dentro de nuestro modelo de negocio? ¿Qué recursos clave son los más costosos? ¿Qué actividades clave son las más costosas?

La segunda herramienta es el análisis DAFO que se utiliza para realizar un diagnóstico fiable de nuestra empresa en relación a un determinado proyecto. Su uso facilita una información muy valiosa tras identificar debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de la organización en un contexto o mercado particular. Esta herramienta enfoca el análisis del negocio de forma integral, desde un complementario enfoque interno y externo:

  • Análisis interno: gira en torno a las cuestiones de liderazgo, estrategia, alianzas, procesos para describir sus fortalezas y debilidades.
  • Análisis externo: estudia los elementos relacionados con los posibles mercados y el sector, señalando oportunidades y amenazas.

Y hasta aquí abalovers, esperamos que este artículo os sirva para crear vuestro proyecto. ¡A trabajar!

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Envíos en 3/4 días Y GRATIS
Packaging Reciclable
hasta 30 días DE GARANTÍA